Breu descripció

Eina de GESTIÓ INTEGRAL de la Consulta del Metge de Família.

Disposa de 4 apartats fonamentals:

1.- Kioskomed: resum pràctic i presentacions de les últimes entrades dels blocs docents de Medicina de Família.
2.- CAP WEB Formació: on en diferents apartats es treballen aspectes relacionats amb l'exploració física, tècniques, interpretació de proves, formació del professional, multitud de cercadors sobre MBE... etc.
3.- L´Escriptori Clínic: Una font d´actualització sanitària i indispensable pel dia a dia.
4.- La Consulta WEB: on tracta de temes d´informació i links d´interés. Cercador per pacients i familiars tractan de facilitar el empowerment de la persona.
El Metabuscador d´Informació Sanitària

El Metabuscador

Loading

dilluns, 21 de març de 2011

Característiques clíniques d'alt risc per a hemorràgia subaracnoidea

L'objectiu d'aquest treball va ser identificar les característiques clíniques d'alt risc per a hemorràgia subaracnoidea en pacients neurológicament intactes amb cefalea.

Això va permetre crear regles per a la decisió clínica.





Idees Clau

Conseqüències clíniques

Si bé les regles encara no s'han d'emprar per descartar explícitament l'hemorràgia subaracnoidea, sens dubte les podem tenir en compte per contribuir a identificar als pacients d'alt risc.

Pacients amb cefalea i un o més de les següents dades:

1.- Edat  ≥ 40,
2.- Pèrdua de consciència
3.- Dolor o rigidesa de clatell
4.- Aparició amb l'esforç
5.- Arribada en ambulància
6.- Vòmits
7.- Pressió diastólica  ≥ 100 mm Hg o sistólica ≥160 mm Hg

han de ser estudiats amb rapidesa i minuciosament per descartar el diagnòstic potencialment mortal d'hemorràgia subaracnoidea.

Article en Castellà
 
Introducción
El 2% de las consultas en los servicios de urgencia son por cefalea. Aunque la hemorragia subaracnoidea sólo causa el 1-3% de estas cefaleas, es necesario que los médicos de urgencias puedan descartar este importante diagnóstico.

Típicamente, estas cefaleas son muy intensas y de comienzo brusco. Cuando hay deficiencias neurológicas, la decisión de estudiar al paciente es fácil. Sin embargo, es de especial importancia, investigar a los pacientes neurológicamente intactos que consultan por cefalea sola. Éstos constituyen alrededor de la mitad de los pacientes con hemorragia subaracnoidea y en ellos el diagnóstico inmediato conlleva los máximos beneficios.

No diagnosticar la hemorragia subaracnoidea en un paciente por lo demás alerta puede llevar a resultados catastróficos. El pronóstico es mucho más favorable cuando los pacientes reciben tratamiento rápidamente, mientras están alertas y sin deficiencias neurológicas. Los pacientes no tratados pueden empeorar de manera repentina debido a nueva hemorragia.

Habitualmente se estudia a los pacientes con presunta hemorragia subaracnoidea con tomografía computarizada (TC) y, si ésta es negativa, punción lumbar (PL). Más del 95% de las TC para descartar hemorragia subaracnoidea, sin embargo, dan resultados negativos y tradicionalmente se efectúa PL a todos estos pacientes.
La PL puede ser dolorosa y generar cefalea peor que la original. Aunque lo ideal sería estudiar sólo a los pacientes de alto riesgo, ninguna investigación hasta ahora identificó con rigor a esta población.

Los autores evaluaron de manera prospectiva las características clínicas de los pacientes neurológicamente intactos que consultan en los servicios de urgencias con cefalea que alcanza su máximo en menos de una hora, a fin de determinar qué variables son pronósticas para hemorragia subaracnoidea. También combinaron estas variables de alto riesgo en posibles reglas preliminares para la decisión clínica a fin de reducir el número de pacientes que necesitan ser estudiados para descartar hemorragia subaracnoidea.

Métodos
Estudio de cohortes, multicéntrico, prospectivo, de 5 años de duración, efectuado en seis hospitales universitarios de atención terciaria en Canadá. La población del estudio consistió en pacientes adultos, concientes, que consultaron en el servicio de urgencias por cefalea no traumática que llegó a su máximo en una hora o por síncope asociado con cefalea.

Los médicos de urgencias llenaron formularios de datos para identificar la presencia o la ausencia de 33 datos clínicos.

Se diagnosticó hemorragia subaracnoidea cuando se detectó sangre en la TC craneal, xantocromía en el líquido cefalorraquídeo (LCR) o hematíes (>5×106/l) en la muestra final del LCR, con aneurisma o malformación arteriovenosa evidente en la arteriografía cerebral.

Como el protocolo del estudio no alteró la práctica habitual, se dio el alta a muchos pacientes sin TC ni PL.

Para estos pacientes se efectuaron entrevistas telefónicas estructuradas al mes y a los seis meses a fin de identificar episodios adversos ulteriores. En el seguimiento se determinaron las visitas ulteriores al médico, los cambios en el diagnóstico y las pruebas posteriores con TC, PL, arteriografía o resonancia magnética.

Resultados
De los 1999 pacientes incorporados al estudio, 130 sufrieron hemorragia subaracnoidea confirmada.

Características de los pacientes

60,4% mujeres

19,4% llegó en ambulancia,

78,5% informó que se trataba de la peor cefalea de su vida.

11,5% comenzó durante un esfuerzo

5,3% sufrió pérdida de la conciencia

33,5% rigidez o dolor de nuca

28,4% tuvo vómitos

80,3% se estudió con TC

45,3% se estudió con PL

42,7% se estudió con TC y PL

8,4% se estudió con arteriografía cerebral

El diagnóstico de hemorragia subaracnoidea se realizó en el 2,7% de los casos. En el seguimiento telefónico al mes y a los 6 meses los autores confirmaron la ausencia de hemorragia subaracnoidea ulterior en todos los pacientes contactados (87,5% al mes y 80,6% a los seis meses).

La evolución desde el comienzo fue rápida, con el dolor máximo a los nueve minutos en promedio desde su comienzo.
El diagnóstico de la mayoría de los pacientes (81.4%) fue cefalea benigna o migraña.

Además de los casos de hemorragia subaracnoidea, mediante la TC o la PL se diagnosticaron otras enfermedades graves en 48 pacientes (accidente isquémico transitorio, accidente cerebrovascular isquémico agudo, meningitis bacteriana, urgencia hipertensiva o neoplasia cerebral).

Todos los casos de hemorragia subaracnoidea salvo nueve, fueron identificados por la TC. De los nueve pacientes con resultados negativos en la TC, siete tuvieron xantocromía y dos tuvieron hematíes en el LCR con resultados positivos en la arteriografía cerebral.

Trece de las variables obtenidas en la anamnesis y tres en el examen físico fueron fiables y se asociaron con hemorragia subaracnoidea. Los autores emplearon el método de particionamiento recursivo con diferentes combinaciones de estas variables para crear tres reglas de decisiones clínicas. Todas tuvieron el 100% de sensibilidad (intervalo de confianza del 95%, 97,1- 100,0%). El empleo de cualquiera de estas reglas hubiera hecho descender las tasas de estudio (TC, LP o ambas) del 82,9% actual hasta el 63,7%- 73,5%.

Para este método, en cada nivel se elige la variable de mayor poder pronóstico hasta que queda un grupo de bajo riesgo sin ningún caso de hemorragia subaracnoidea. Los pacientes con cualquiera de las variables que sufrieron hemorragia subaracnoidea forman el grupo de alto riesgo.

Variables incluidas en cada una de las reglas propuestas
Para cada regla, es necesario estudiar al paciente si presenta una o más de las siguientes variables

Regla 1

-  Edad >40

-  Dolor o rigidez de nuca

-  Pérdida de la conciencia

-  Comienzo con el esfuerzo

Regla 2

-  Llegada al servicio de urgencias en ambulancia

-  Edad >45

- Al menos un vómito

-  Presión diastólica >100 mm Hg

Regla 3

-  Llegada al servicio de urgencias en ambulancia

-  Presión sistólica >160 mm Hg

-  Dolor o rigidez de nuca

-  Edad 45-55

Discusión
A partir de un estudio multicéntrico de cinco años de duración los autores generaron tres reglas de decisión con datos clínicos para identificar quiénes dentro de los pacientes neurológicamente intactos con cefalea necesitan ser estudiados a fin de descartar hemorragia subaracnoidea, la causa más grave de cefalea.

Hallar una o más de las variables mencionadas en un paciente con cefalea aguda no traumática que alcanza su intensidad máxima en menos de una hora y que es diferente a otras cefaleas anteriores debe ser motivo para que los médicos consideren estudios para descartar la hemorragia subaracnoidea.

Si bien los profesionales pueden distinguir entre los pacientes con hemorragia subaracnoidea y los que sufren otras formas de cefalea, son reacios a hacerlo sólo sobre la base de sus hallazgos clínicos.
Estas reglas para la decisión clínica, si son validadas, proporcionarán evidencia para tratar a más pacientes con cefalea sin estudiarlos. Además de los costos, los estudios conllevan exposición a la radiación y quizás a medios de contraste intravenosos, dificultades para interpretar los recuentos de eritrocitos en las punciones lumbares traumáticas con resultados falsos positivos y la posibilidad de cefalea tras la PL. Las pruebas más selectivas también pueden acortar el tiempo de estadía en el servicio de urgencias.

Por último, las reglas clínicas propuestas deben ser validadas antes de su incorporación a la práctica clínica.

Comentaris i resum objetiu: Dr. Ricardo Ferreira


 
Article original: Dres. Perry J, Stiell I, Sivilotti M   BMJ 2010;341:c2451
.
.
..

1 comentari:

Claudia ha dit...

¡Muy interesante la información que brindas!
Te recomiendo una página donde puedes encontrar información de nuevos tratamientos sobre la migraña. Me ha resultado interesante porque sufro dolores de cabeza intensos y cada día me siento mejor sin recurrir a medicamentos. Puedes ver la información en http://biofuncionalismo.com/935/